Son muy pocos los hogares que pueden decir con total seguridad si están en el mercado libre o el mercado regulado de la luz. Y precisamente de esta falta de conocimiento se aprovechan las grandes comercializadoras para hacer ofertas engañosas, hacernos cambiar a precios más elevados… No nos lo ponen fácil, la verdad.

En Lucera decimos… ¡Basta! Estamos decididos a ayudarte a entender el mercado para que tomes las decisiones que más te convengan y que te ayuden a ahorrar en tu factura.

1. El mercado regulado de la luz

En el mercado regulado son las comercializadoras de referencia las que mueven el cotarro. En este caso únicamente pueden ofrecer la tarifa PVPC. Ésta es una tarifa de precio variable. La parte fija de la tarifa (los peajes) los marca el Gobierno, y la parte variable de la compra-venta de energía la establece REE cada día en el denominado pool eléctrico . No pueden ofrecer servicios o descuentos, que encarecen innecesariamente tu factura, solamente el Bono Social a hogares considerados vulnerables.

-Te puede interesar: El bono social lo pagamos entre todos en la factura de la luz –

Entonces, como hemos dicho, el precio de la luz es variable con las comercializadoras de referencia. El precio se va fijando cada hora en función de lo que marca el mercado mayorista. En las horas de más demanda sube, y en las de menor demanda el precio es más bajo. Notaremos especialmente variaciones en función de la época del año. En invierno será más cara la luz mientras que en verano notaremos que baja.

Dependiendo de si nuestro contador digital está efectivamente integrado en la red y capaz de realizar telemedida o no, nos encontramos con:

  • Precio por hora: Estos precios se pueden consultar desde el día anterior, en la página de Red Eléctrica de España (REE), a partir de las 20:30 de la tarde.
  • Precio medio ponderado: No sabemos el coste de la energía hasta que nos llega la factura a fin de mes. Este es el precio medio de todo el mes debido a que el contador no tiene telemedida y no puede pasar las lecturas en tiempo real a tu distribuidora.

Aunque es cierto que esos vaivenes pueden darnos algún susto en la factura los meses de en los que más suba el precio de la luz, a largo plazo podríamos ahorrar más con una tarifa de precio variable.

A largo plazo ahorramos más con la tarifa de precio variable, como el PVPC, que con un precio fijo. Tuitéalo

Muchas de las comercializadoras de referencia tienen empresas homólogas en el mercado libre. Precisamente por eso te ofrecen tarifas fijas que solamente tienen cabida en el mercado libre, y donde, además, pueden ofrecerte servicios extras, que podrán encarecer tu factura. Nosotros recomendamos que si tienes Bono Social, deberías quedarte en el mercado regulado.

mercado regulado - mercado libre

2. La evolución del mercado eléctrico: El mercado libre de la luz

Con la liberación del mercado eléctrico, el mercado de la luz ha vivido el nacimiento de múltiples comercializadoras. Todas las que operan en el mercado libre pueden ofrecer el precio y servicios que ellos deseen.

Suelen ofrecer tarifas donde el precio de la luz es más estable que con PVPC para generar una estabilidad en los precios y así huir de la variabilidad del mercado regulado.

También son libres de ofrecer descuentos, ofertas y servicios adicionales a los clientes, que en muchas ocasiones, dicho sea de paso, suelen ir acompañados de permanencias en la compañía.

Estos precios prevén variaciones del precio durante el año y aplican un margen de seguridad, por eso es posible que que al final del año acabemospagando más que con una tarifa de precio variable, dependiendo de los servicios adicionales.

Las grandes eléctricas están en el mercado regulado y en el libre. ¿Tú sabes en cuál estas?Tuitéalo

Salir al mercado libre supone informarse a conciencia de muchos de los aspectos relacionados con la factura de la luz.

  • Precio de la energía y del término de potencia. La mayoría de compañías aplican un margen comercial a uno o a ambos conceptos, de modo que cuanto más consumes, más ganan ellas. Es decir su beneficio está ligado a tu consumo. Por eso te quedarás más tranquilo con una eléctrica cuyo beneficio es siempre el mismo, porque es independiente de tu gasto. ¡Como Lucera y sus 4,90 € la mes!
  • Tipos de tarifas. Por ejemplo, es muy probable que te interese una tarifa con Discriminación Horaria, a más del 80% de los hogares les conviene. Del mismo modo que al final del año, te conviene una tarifa de precio variable en lugar de una de precio fijo. Aún así, es importante analizar tu consumo y escoger la que mejor te encaje con tu estilo de vida.
  • Servicios adicionales. Como por ejemplo el mantenimiento de las instalaciones, el servicio de urgencia o la protección de electrodomésticos.
  • Permanencia. Si tienes un servicio extras o un seguro contratado es muy probable que tengas alguna permanencia. Comprueba tu contrato o ponte en contacto con tu comercializadora para averiguarlo.
  • Cláusulas de revisión en los contratos. Fíjate bien en este tipo de cláusulas en el contrato de suministro para evitar posibles abusos que puedan encarecer la tarifa o similar.

Descubre: Los compromisos de permanencia en los contratos de la luz –

Comercializadoras del mercado de referencia y sus homologas del mercado libre

¿Una compañía eléctrica en la que confiar?

El miedo y el riesgo de pasar al mercado libre, o simplemente de cambiar de compañía, está a la orden del día. Muchas eléctricas usan triquiñuelas para que acaben contratando aquello que no necesitas. ¿Cómo fiarse entonces de una comercializadora?

También puedes leer: ¿Cómo elegir compañía eléctrica? –

En Lucera apostamos por la transparencia y la honestidad. Te decimos desde el primer momento qué tarifa te conviene. Te ofrecemos un precio variable, porque sabemos que el precio fijo acabará resultando más caro a largo plazo. No tenemos servicios extras ni promociones maravillosas, todo ello aumenta tu factura de la luz.

¿Sabes lo que gana tu compañía contigo? Nosotros te lo decimos claramente y desde el principio, 4,90 € al mes por ayudarte a ahorrar. Y te puedes quedar tranquilo porque pagas la energía y potencia a precio de coste.

Sin permanencias ni cosas raras. ¿Te sumas?