A la hora de cambiarnos de compañía eléctrica o buscar mejores ofertas en el mercado energético nos topamos con que algunos consumidores tienen compromisos de permanencia asociados de alguna forma a su contrato de luz.

¿En qué casos tengo compromiso de permanencia?

En la mayoría de casos no hay problemas con permanencias en el suministro de energía. De hecho, estas permanencias suelen estar ligadas a ofertas o servicios adicionales, nunca al contrato de luz en sí.

Las permanencias en la luz suelen estar ligadas a descuentos, ofertas y servicios extraTuitéalo

Permanencia asociada a servicios extra

Normalmente, el caso más habitual de compromiso de permanencia es cuando tenemos contratado algún tipo de servicio adicional. Si no sabes si estás pagando algún servicio de este tipo solamente debes buscar algún cobro en tu factura que no encaje con el consumo, el alquiler de contador o los impuestos.

Según la legislación más reciente, con el cambio de compañía cualquier servicio adicional se dará de baja automáticamente. Aún así es recomendable hablar con la compañía para conocer las consecuencias de rescindir el contrato de estos servicios adicionales.

→ Los servicios extras más comunes en tu factura de la luz

Los servicios extra se cancelan al cambiar de compañía de la luz. Eso sí, tu anterior comercializadora podría cobrarte alguna penalización. Tuitéalo

Permanencia asociada a descuentos en la factura

Otro caso típico en cuanto a los problemas con los compromisos de permanencia en el contrato de luz es el caso de los descuentos en tu factura. Aunque en Lucera no nos cansamos de repetir que los descuentos casi siempre son engañosos y no convienen, es posible que tengas alguno.

Puedes encontrarte con descuentos sobre el precio de la energía, sobre el consumo, sobre la potencia, etc… El caso es que a la hora de rescindir el contrato, ese descuento va ligado a un compromiso de permanencia.

En este caso la ruptura de esa permanencia puede suponer una penalización. La comercializadora tendrá derecho a cobrar una “penalización proporcional al número de días no efectivos del compromiso de permanencia acordado”.

Pongamos un ejemplo. Si te quedan 2 meses de permanencia, la compañía te cobrará una parte proporcional (entorno al 5%) del consumo hipotético durante esos 2 meses en los que no te van a facturar. Ante la duda, consúltalo con tu compañía.

Si tienes algún descuento en tu factura de la luz, infórmate antes de cambiar en tu factura. Si tienes una permanencia podrían cobrarte algún importe por incumplir la permanencia. Tuitéalo

¿Permanencias y tarifas fijas?

La parte positiva es que las tarifas fijas no suelen tener compromisos de permanencia, pero sí que hacen regularizaciones. De modo que tras el primer año de contrato tendrás una regularización, que puede acabar en tener que pagar o que te devuelvan algo.

Del mismo modo si te cambias de compañía antes de llegar a final del primer año con tu compañía, también se te regularizará ese periodo.

→ Por qué te conviene una tarifa de precio variable

Si estás buscando una compañía que te cobre solamente por lo que consumes, de una forma clara y transparente estás en el lugar adecuado. En Lucera tendrás siempre la energía a precio de coste más una cuota clara y transparente de 3,90€. Ese es nuestro único beneficio.

No te ponemos permanencias ni servicios extras que encarecen tu contrato, y siempre de origen 100% renovable.

→ Contrata energía 100% limpia