Los nuevos cambios en la normativa del bono social no solamente han cambiado los requisitos para poder acceder a este descuento en la factura, sino que también modifica cómo sufragarlo. El nuevo Real Decreto de Ley 7/2016 impone a todas las comercializadoras eléctricas, ya sean grandes o pequeñas, a financiar el coste del bono social.

Por eso hoy tenemos que hablarte del Bono Social y cómo se reflejará en tu factura de la luz como cliente de Lucera a partir de enero de 2019.

El bono social lo debemos pagar entre todos

Como comercializadora del mercado libre en Lucera no podemos ofrecerte el bono social de luz, ya que únicamente las cinco eléctricas de siempre (las de referencia) pueden. Sin embargo, el nuevo decreto ley establece que sí que tendremos que aportar nuestro granito de arena y sufragar los costes de financiación del bono eléctrico.

Como comercializadora tendremos un coste fijo por CUPS contratado, o lo que es lo mismo por cada cliente. Hasta la fecha, en Lucera decidimos asumir el coste de parte de sus beneficios, de la cuota de suscripción de 4,90€ al mes. Pero a partir de enero deberemos reflejar el coste del bono social en las facturas de luz a nuestros clientes.

¿Cómo te va a afectar en la factura de la luz el coste del bono social?

La normativa del RDL 7/2016 es común a todas las comercializadoras. El coste del Bono Social lo debemos financiar entre todos en base al número de clientes que tengamos cada comercializadora de energía.

Para hacerlo de la forma más transparente en Lucera no verás ningún aumento en los precios, siempre tendrás la luz a precio de coste. Lo verás reflejado en tu factura como un coste más de 0,60€/mes junto a los que ya conoces (impuesto eléctrico, alquileres de equipos, etc.). Si no estás con Lucera todavía es un buen momento para revises si tienes costes y servicios extra que encarezcan tu factura de la luz.

¿Cómo es el nuevo bono social?

El bono social que se puso en marcha este año fija el descuento entre el 25-40% sobre la tarifa regulada del Precio Voluntario Pequeño Consumidor (PVPC). Establece unos baremos por tipos de familia y por nivel de renta, por lo que tener menos de 3kW de potencia ya no es requisito suficiente para solicitar el bono social.

Lo que no cambia es que solamente está disponible para hogares con menos de 10kW de potencia contratada y que estén acogidos al PVPC con una comercializadora de referencia.

Una normativa en tela de juicio

El nuevo bono de la calefacción, destinado también a combatir la pobreza energética se sufragará con los Presupestos Generales del Estado. Mientras que el bono social eléctrico, recurrido en tribunales, lo pagarán los usuarios a través de la factura de la luz.

Sabemos que estos cambios regulatorios y ver nuevos conceptos en la factura puede ser confuso. Pero en Lucera nos esforzamos por explicarte cada cambio y resolver cualquier duda que te pueda surgir, ya sea a través de un correo electrónico, con una llamada o a través de nuestras redes sociales 😉