Seguro que te suena eso del calor azul. Y si no, ya te lo contamos nosotros. Este tipo de estufas de calor azul son en realidad igual que los radiadores de toda la vida y probablemente no te convengan.

Te explicamos por qué.

¿Has oído hablar del #calorazul y de su supuesta eficiencia? Te explicamos por qué no te conviene como sistema de #calefacción. Tuitéalo

Una calefacción ¿eficiente?

Vamos a hablar sin tapujos, el denominado calor azul o la llama azul no es más eficiente. La realidad es que estos sistemas funcionan igual que el radiador eléctrico de toda la vida. Es decir, funcionan con el denominado efecto Joule que dice que se desprende calor al aplicar corriente eléctrica a un material conductor.

En números podemos decir que tiene una eficiencia del 100%. Es decir que para generar 1W de calor, utiliza 1W de electricidad (o quizás algo más). En términos de eficiencia energética no es de lo mejorcito que podemos encontrar, ni de lejos. Y lo notaremos en el bolsillo.

Ventajas e inconvenientes

Entre las ventajas podríamos citar que son de instalación sencilla, en muchos casos es tan fácil como conectar el aparato a la corriente. Son aparatos muy asequibles y fáciles de usar y de regular la temperatura. Y la apariencia es más agradable que otras opciones.

Sin embargo tiene una muy baja eficiencia comparado con otros sistemas de calefacción. Y por tanto será más caro de usar, porque subirá la factura de la luz. Si quieres ahorrar en calefacción, no es la opción adecuada.

Las estufas de #CalorAzul son muy poco eficientes, la #aerotermia o la #biomasa son métodos más eficientes. #Ahorro #Energía Tuitéalo

Una buena estrategia de marketing, pero no de ahorro

En resumen, el calor azul se posicionado en el mercado como una opción eficiente cuando en realidad no lo es. Desde Lucera te recomendamos que analices bien qué tipo de calefacciones existen y cuales son tus necesidades.

Pero en ningún caso sería recomendable utilizar una estufa de calor azul como método de calefacción para viviendas, apartamentos u oficinas. Solamente sería útil para calentar habitaciones pequeñas y durante periodos muy cortos de tiempo, como por ejemplo el baño antes de ducharnos.

Otras formas de calefacción eficiente

Como ya te hemos contado en nuestro blog, la calefacción por bomba de calor es una de las más eficientes para climas cálidos ya que también puede funcionar como aire acondicionado. O bien la de la caldera de biomasa, una opción renovable, eficiente e indicada en lugares con inviernos más fríos complementándolo con termostatos digitales para regular la temperatura.

Si quieres recibir más consejos personalizados para tu forma de consumo y tipo de vivienda, puedes pasarte a Lucera para acceder a tu propio Panel de Control.

Mientras tanto puedes realizar la Calculadora de Ahorro para saber cómo reducir tu factura de luz:

➤ ¿Sabes cuánto puedes ahorrar en tu factura?