Categorías
Dando luz

Smart Grids: qué son y cómo funcionan

Las Smart Grids se llaman redes de distribución eléctrica inteligentes. Su cometido es transmitir electricidad de forma bidireccional, en ambos sentidos, y cambiar la manera en la que las viviendas y comercios la empleaban hasta el momento. Pues, siempre se han considerado consumidores, pero gracias a las Smart Grids pueden ser ahora también pequeños generadores de electricidad. 

¿Qué es el Smart Grid?

El concepto Smart Grids es mucho más amplio de lo que acabamos de introducir. Los sistemas que permiten que la electricidad llegue a los hogares y negocios se han apoyado en la tecnología para convertirse en una red de distribución eléctrica inteligente. De esta manera, trabajan con datos concretos que facilitan el conocimiento sobre el consumo y la mejor forma de contribuir al ahorro energético.

Las Smart Grids ayudan a que los consumidores, por ejemplo, no dependan de que les llegue la factura para poder saber cuánto han gastado en electricidad. En la actualidad, es posible saber esto con antelación e, incluso, contar con unas estadísticas diarias que permitan realizar ajustes para hacer un mejor uso de este recurso que es tan valioso e indispensable para todos nosotros hoy en día. 

¿Cuáles son los componentes de una red eléctrica inteligente?

Una red eléctrica inteligente cuenta con 3 componentes que son esenciales para poder obtener todas las prestaciones que hemos expuesto antes. En Lucera, debido a la complejidad que puede tener comprender esto, vamos a describir brevemente y de manera clara cada uno de los elementos para saber cuál es su función:

  • Smart Metering: se encarga de medir el consumo eléctrico a través de un dispositivo digital cuyos datos se envían directamente a la compañía. De esta forma, esta puede compartirlos con los consumidores en sus respectivos perfiles que deberán haber creado para saber qué gasto están haciendo.
  • Grid Intelligence: es la infraestructura de la red (hardware, equipos, cableado, etc.) indispensable para que las Smart Grids funcionen. Asimismo, también este componente cuenta con una serie de controles para que toda la infraestructura esté adecuadamente gestionada y funcione sin imprevistos. 
  • Utility IT: permite la gestión inteligente de todos los datos que los elementos anteriores obtienen. Algunos ejemplos son saber las zonas geográficas donde el consumo de energía es mayor, en qué lugares son frecuentes las incidencias en la red eléctrica, etc. Esto ayudará a adoptar mejores estrategias.

Ventajas de las Smart Grids

Ahora que ya hemos profundizado en las diferentes partes que componen las Smart Grids, veremos cuáles son sus ventajas. La primera de ellas, tal y como mencionamos brevemente antes, es el ahorro. Las operaciones se optimizan y esto repercute positivamente en los costes y en el propio consumidor final. Además, como él sabrá cuánto está gastando en electricidad, esto beneficiará a su bolsillo.

Una segunda ventaja de las Smart Grids es que  permiten que los usuarios y negocios se conviertan en pequeños productores de energía. Esto es posible si tienen generadores, por ejemplo. Por tanto, este concepto apuesta por la sostenibilidad, rentabilidad y eficiencia. No obstante, no debemos olvidarnos de la seguridad. Las interrupciones del suministro serán muy ocasionales. 

La tercera ventaja que tiene esta red inteligente es que su integración en los sistemas de energía renovable es muy sencilla de realizar. Un hogar que ha instalado recientemente placas solares puede aprovecharse de todos estos beneficios que les proporcionan las Smart Grids sin ningún problema. Así, también se favorece el uso de este tipo de energías que son el futuro y mejoran el Planeta.

¿Qué tipos de redes inteligentes hay y cómo funcionan?

Ahora vamos a analizar los tipos de redes inteligentes que hay. En total, en Lucera te vamos a hablar de los 4 tipos que existen, te los describimos de manera breve, de nuevo, cada una de ellos para poder comprenderlos mucho mejor:

  • Sistemas inteligentes de transporte: ayudan a extraer datos meteorológicos, gestionar las señales y semáforos eficazmente, y lanzar mensajes en los paneles informativos sobre predicciones o consejos para mejorar la seguridad.
  • Sistemas inteligentes de residuos: pueden instalarse en forma de sensores en los cubos de basura de las ciudades para saber cuándo se encuentran llenos y deben ser vaciados. Así, los esfuerzos se optimizan. 
  • Iluminación inteligente: el encendido de las luces de la calle automático cuando cae la noche o cuando una persona pasa por un determinado lugar puede contribuir al ahorro de electricidad de todo el municipio.
  • Monitoreo de la calidad del aire: las redes inteligentes permiten saber en tiempo real cuál es la contaminación existente para tomar medidas y mitigarla lo máximo posible con acciones concretas.

¿Hay más tipos de redes inteligentes? Por supuesto, pero hemos querido seleccionar algunas de las más relevantes. Entre ellas se encontrarían las Smart Grids ya mencionadas y que ahora ya conocemos mucho mejor. En Lucera apostamos por una energía verde y eficiente, por eso, consideramos vital hablar de esto. 

Artículos recomendados
Consejos de ahorro energético
12 Gadgets para hacer tu casa más inteligente

Convertir tu casa en Smart Home no es del todo fácil. La tecnología no integra todavía una solución 360º lo Leer más

Qué son los derechos de acometida
¿Qué son los derechos de acometida de gas?

Los derechos de acometida, en realidad son pagos que tendremos que hacer a nuestra comercializadora en circunstancias específicas que vamos Leer más

Vehículo híbrido vs vehículo eléctrico
Vehículo híbrido vs. vehículo eléctrico, ¿cuál elegir?

Hoy te queremos sorprender con lo más nuevo en movilidad. Si bien es verdad que hace años que contamos con Leer más