Hoy en Lucera nos hemos puesto cinéfilos y nos hemos dado cuenta de que hay muchísimas películas en las que la energía tiene un papel importantísimo. Unas hablan de los genios de la electricidad como Tesla o Edison. Otras hacen volar más la imaginación. Y para sorpresa de muchos, algunos de estos ejemplos no son sólo ficción. Hablamos de cine y energía.

1. Monstruos S.A.

Seguro que ésta película es una de las que te ha venido a la mente. Efectivamente, en la película de Pixar, los habitantes de Monstruópolis utilizan los gritos de los niños para generar energía. En teoría, una energía limpia y renovable, además de súper rentable según el largometraje. Su único daño colateral son los niños que despiertan a sus padres después del susto de toparse de morros con un monstruo en su habitación.

¿Realidad o ficción?

Aunque no lo creas, si nos ponemos a buscar una explicación a esta fuente de energía podemos hablar de los motores termoacústicos. Estos aparatejos están todavía en desarrollo pero sí que hay motores que mejoran su eficiencia gracias a ondas sonoras. Estamos muy lejos de convertirnos en el ejemplo del filme, pero ¿quién sabe dónde nos llevará el sonido?

via GIPHY

2. Southland Tales

La película retrata un futuro ficticio sin energía eléctrica y sin carburante. Una empresa alemana descubre y comienza a comercializar el ‘karma’, una misteriosa energía que procede del océano.

¿Realidad o ficción?

De alguna forma, el guionista se basó en la energía mareomotriz que aprovecha las mareas para generar energía. Tiene un gran potencial, países como Brasil o Australia apuestan por ella. Vamos que en este caso no iban mal encaminados, aunque el tipo de energía de la película no existe en la vida real.

3. Mad Max: Más allá de la cúpula del trueno

En la tercera parte de la afamada Mad Max, el protagonista llega hasta Negociudad, una ciudad cuya energía proviene del gas metano. En este mundo post-apocalíptico, casi desértico es complicado obtener este gas… De modo que en el film tienen una planta de energía (llamada Submundo) que lo genera a partir de excrementos de cerdo.

¿Realidad o ficción?

Puede que los excrementos de cerdo no sean suficientes hoy en día para abastecer a una ciudad entera, pero sí que vemos avances similares en esta línea. Por ejemplo hay un Bio-Bus en Reino Unido impulsado por combustible hecho de desperdicios de comida, así como de desechos orgánicos, o sea, excrementos. O bien el Park Spark, un sistema que recolecta las heces de perro como fuente de energía y que puede encender farolas. De todas formas… ¿te imaginas una compañía eléctrica que comercializara energía con este origen?

8 películas con las que ‘aprender’ sobre energía 😉Tuitéalo

4. Matrix

¿Quién no conoce Matrix? En esta película dirigida por las hermanas Wachowski es nos encontramos con una mezcla extraña de religión y tecnología. En esta historia unas máquinas han secuestrado a toda la raza humana para usarnos como ‘fuente de energía’.Vamos que las personas son pilas o baterías conectadas a grandes generadores.

¿Realidad o ficción?

En Matrix estas máquinas se alimentarían de lo se denomina bio-electricidad. Efectivamente el cuerpo humano puede generar unos 100 o 200W al día. Aunque buena parte de esta energía es necesaria para que el cuerpo siga funcionando.

Si tenemos cuenta que el ordenador más básico y eficiente ya consume 300W al día, no parece una energía muy rentable en el mundo real.

via GIPHY

5. La Carrera del Sol

En esta película un grupo de estudiantes participa en una carrera automovilística en Hawai con un coche que circula íntegramente con energía solar.

¿Realidad o ficción?

Está basada en una historia real, la del instituto Konawaena de Hawai. Ganaron la categoría estudiantil de la World Solar Challenge, una competición de coches solares que recorre Australia (de Darwin a Adelaida). Un total de 3.000 kilómetros que aún siguen recorriéndose cada dos años. Una pequeña prueba del gran futuro que le espera a la energía solar y al autoconsumo eléctrico.

6. Iron Man

Estamos muy acostumbrados a ver superhéroes en la gran pantalla, pero el que se lleva la palma, energéticamente hablando, es un veterano: Ironman. El protagonista es Tony Stark, un multimillonario que inventa un pequeño reactor muy potente que logra salvarle la vida. El reactor impide que las esquirlas de metralla que tiene alojadas en el pecho le alcancen el corazón.

via GIPHY

En la teoría este invento puede generar 3 GJ/s, unos 3.000 megavatios por segundo. Esta cantidad de energía sería suficiente para abastecer a tres millones de hogares. Sin embargo Tony Stark la utiliza para crearse una armadura muy molona y convertirse en héroe.

¿Realidad o ficción?

El mini reactor está basado en un reactor Tokamak, una máquina en forma circular que utiliza un campo magnético para contener plasma, y que fue diseñada durante la Guerra Fría en la Unión Soviética. En un reactor similar sobre el que se trabaja es el ITER para generar la fusión nuclear, muy similar al de Ironman existe pero todavía no funciona.

Iron Man, Matrix, Monstruos S.A,… 8 películas en las que la #energía es protagonista Tuitéalo

7. Revolution (serie)

En este caso no hablamos de una película, sino de una serie, pero la hemos querido añadir, porque en ella la energía y la electricidad tiene un papel muy importante. Por su total ausencia. En esta historia la energía eléctrica desaparece de la noche a la mañana, hay un apagón que deja sin energía a todo el mundo. ¿El motivo? Desconocido hasta el final de la primera temporada.

¿Realidad o ficción?

Si duda, encontrarnos frente a este escenario apocalíptico es muy complicado. Aún así, si echamos la vista atrás, en 1966 tuvo lugar el mal denominado ‘apagón de Nueva York’, que tuvo lugar en numerosas ciudades de la Costa Este de EE.UU. Estas ciudades estuvieron 12 horas sin suministro eléctrico, ascensores parados, viviendas a oscuras, ni siquiera el metro funcionaba.

Hoy en día existen protocolos de seguridad que evitarían el colapso de la red eléctrica. Aunque seguimos intentando conseguir un apagón mundial para luchar por el cambio climático, ¿lo conseguiremos aunque sea solo durante una hora?

8. Star Trek

Las naves espaciales de la saga Star Trek están propulsadas por un ficticio motor de curvatura para cruzar el espacio en segundos. Sin embargo, este tipo de motor requeriría de una inmensa cantidad de energía. ¿Cómo la consiguen? En la primera película de Star Trek se apunta a que esa energía se obtiene gracias a la reacción entre materia/anti-materia.

¿Realidad o ficción?

La mezcla de materia y anti-materia como fuente de energía de naves espaciales es una teoría que le encanta a la NASA por lo razonable que es. Hoy en día se ha generado anti-materia, pero en pequeñas cantidades y dentro de laboratorios. El problema es que por un lado es extremadamente cara de generar y es muy poco eficiente. Además de ser muy complicada de almacenar. Así que… parece que no veremos naves espaciales propulsadas con anti-materia pronto.

Y tú… ¿Conoces alguna película más sobre energía? Cuéntanos, ¡tenemos ganas de verlas todas!