Categorías
Energía renovable

Cómo reciclar las bombillas

Es común no estar seguro de a dónde tirar una bombilla que ya no funciona, ya que tiene componentes de vidrio, pero también de metal y otros. Es por eso que existen puntos exclusivos de reciclaje para las bombillas, las cuales serán recogidas y sus materiales se separarán para reciclarlos por separado y así minimizar la contaminación. Pero, atentos, porque no todas las bombillas se pueden tirar a este contenedor: depende del tipo, así que no dejes de leer y entérate cómo reciclar tus bombillas.

La importancia de reciclar bombillas

Es de vital importancia que entendamos el nivel de contaminación que produce tirar basura a contenedores erróneos. Ciertos tipos de bombillas y de lámparas están formadas por materiales que podemos recuperar y reciclar en pos de defender el medio ambiente. Además, algunas lámparas poseen en su interior pequeñas cantidades de mercurio que debemos controlar para evitar su emisión al medio ambiente. 

Pero, ¿cuáles son las bombillas y luminarias que debemos reciclar? El Real Decreto 110/2015 recoge los tipos y regula todo lo relativo a la gestión de los aparatos eléctricos y electrónicos una vez finalizada su vida útil. Estos son los tipos de bombillas y se clasifican por su consumo energético, sus horas de vida útil o la cantidad de luz que dan:

  • Las bombillas incandescentes, que son las tradicionales. Se prohibió su fabricación en la Unión Europea en 2012 debido a su corta vida útil y su alto consumo eléctrico.
  • Las bombillas halógenas, que dan una luz muy potente y se encienden al instante. Emiten mucho calor y tienen una vida útil mejorable.
  • Las bombillas de bajo consumo, que tienen una vida útil muy superior a las anteriores y tienen una muy alta eficiencia.
  • Las bombillas LED, que son, sin lugar a duda, las más sostenibles del mercado. No llevan ni tungsteno ni mercurio, tienen la vida útil más alta de todas y consumen significativamente menos que todas las anteriores.

Las únicas bombillas que no se pueden reciclar son las incandescentes tradicionales. Todas las demás se pueden y deben reciclar, incluyendo: 

  • Lámparas de descarga de gas: fluorescentes rectas, compactas, de descarga de alta intensidad, de sodio de presión y de haluros metálicos
  • Lámparas LED
  • Luminarias profesionales
  • Otros aparatos de alumbrado y aparatos utilizados para difundir o controlar luz con excepción de bombillas de filamentos.

Como comentábamos, se pueden encontrar contenedores para bombillas en diversos lugares como farmacias, tiendas de electrónica o grandes superficies. También podemos llevarlas directamente al punto limpio de nuestra localidad. Lo cierto es que además existen contenedores específicos para lámparas y luminaria que se puede encontrar en la mayoría de puntos de distribución de lámparas, puntos limpios y grandes superficies. En estos contenedores se deberán desechar lámparas fluorescentes, bombillas de bajo consumo, bombillas LED y bombillas de descarga.

Contaminantes en bombillas y lámparas

Las lámparas fluorescentes (principalmente los tubos fluorescentes rectos y bombillas de ahorro de energía) llevan en su interior pequeñas cantidades de mercurio (miligramos) contenidas en los polvos fluorescentes que están en el interior de la lámpara.

En el caso de una rotura accidental, estos polvos se liberan a la atmósfera con el posible riesgo de inhalación. La rotura accidental de una lámpara causa una exposición en forma de vapor de mercurio de corta duración, con concentraciones en el aire que están muy por debajo de los Valores Límite de Exposición fijados para el mercurio por el Instituto Nacional de Higiene en el Trabajo.

En el caso de una rotura accidental de una o varias lámparas es necesario tener en cuenta las siguientes medidas y actuaciones:

1) En primer lugar si la lámpara se rompió dentro de una luminaria, asegúrese de desconectar esta luminaria de la corriente.

2) En caso de que la rotura de la lámpara se produzca en un lugar cerrado, es importante que las personas que puedan estar en su interior salgan, y ventilar el local/habitación durante al menos quince minutos.

3) Para recoger los trozos de vidrio y polvo es mejor hacerlo con un trozo de cartón rígido en lugar de una escoba, y después limpiar el suelo con una toallita mojada. Para protegerse de los posibles cortes con los trozos de vidrio utilice unos guantes anti-corte.

4) No utilizar un aspirador convencional para la limpieza de los restos de vidrio y polvo, dado que los filtros de las aspiradoras no retienen los vapores de mercurio.

5) Depositar los trozos de vidrio y restos del material utilizados para su limpieza en una bolsa y cerrarla para luego entregarla en el punto limpio o punto de recogida más cercano. Si tiene que guardar la bolsa unos días hasta desplazarse al punto de recogida, hacerlo al aire libre.

Cómo reciclar los tipos de bombillas

Debido a que las bombillas tienen una buena parte de vidrio, muchas personas optan por tirarlas al contenedor de vidrio donde termina por tener grandes consecuencias para el medioambiente. Como solución al problema nace AMBILAMP, una asociación sin ánimo de lucro. Esta asociación reúne a las principales empresas de iluminación con el objetivo de desarrollar un sistema de recogida y tratamiento de residuos de lámparas, luminarias y RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, que son aquellos elementos que utilizamos diariamente como secadores, cepillos de dientes eléctricos, planchas, batidoras o lavadoras).

Los RAEE o basura electrónica pueden contener sustancias peligrosas, como el cadmio, mercurio, plomo, arsénico, fósforo, aceites peligrosos y gases que agotan la capa de ozono o que afectan al calentamiento global que si bien son necesarias para garantizar su funcionalidad, pueden emitirse al medio ambiente o ser perjudiciales para la salud humana si, una vez que se convierten en residuos, los aparatos no se gestionen y se tratan adecuadamente.

Hemos visto que las bombillas y lámparas se componen, además de vidrio, de partes de metal, de plástico y, en algunos casos, polvo fluorescente y mercurio, los cuales son perjudiciales para el medioambiente. Veámos cómo estos componentes son reciclables y reutilizables:

  • El vidrio se emplea en la fabricación de envases no alimentarios, cementos y cerámicas.
  • El metal se recicla en empresas de siderurgia.
  • El plástico es reutilizado por recicladores de este material para cualquier tipo de aplicación.
  • El mercurio participa en los procesos de hidrólisis del agua salada en las plantas desalinizadoras para obtener agua potable o de riego.

Lucera

Ahora que ya entiendes la importancia del reciclaje de lámparas y bombillas, quizá te interese echar un vistazo a nuestra página web www.lucera.es, donde te explicamos cómo puedes seguir siendo respetuoso con el medioambiente mientras consumes la energía que necesitas para tu día a día. Y es que somos una comercializadora de energía proveniente de fuentes cien por cien renovables y además ofrecemos unos precios que no te podrías imaginar: energía verde a precio de coste, ¡como lo oyes! 

¡Apúntate al cambio y cuidemos juntos de este, nuestro planeta!

Artículos recomendados
Obsolescencia de la tecnología
Obsolescencia programada: Así está agotando los recursos naturales la economía de consumo

Desde las primeras bombillas hasta las prendas de ropa o la autonomía de los smartphones. La durabilidad de los productos Leer más

¿Cómo ayudan las energías alternativas al medio ambiente?
¿Cómo ayudan las energías alternativas al medio ambiente?

Las energías alternativas y las energías limpias, también conocidas como energías verdes, están muy bien valoradas actualmente y, sin duda, Leer más

Apoyando al medioambiente
Fusión nuclear, la energía de las estrellas

Aunque todavía no es viable, la fusión nuclear puede ser la energía limpia de futuro. A diferencia de la fisión Leer más