Categorías
Ahorro doméstico

Alternativas al aire acondicionado

¿Has pensado alguna vez qué podrías hacer para evitar poner el aire acondicionado y a la vez no asarte de calor? Lo cierto es que hay muchas formas para enfriar una habitación, pero el aire acondicionado es una de las más rápidas y eficaces. El problema es que tanto el aparato como su uso son tremendamente costosos. Por eso hoy te traemos un montón de ideas de alternativas al aire acondicionado para mantenerte fresquito sin gastar tanto.

Por qué evitar el uso del aire acondicionado

Además del coste, la principal razón para no usar aires acondicionados es que se suele abusar de ellos poniendo temperaturas demasiado bajas. Generar un ambiente excesivamente frío y seco, si bien refresca el ambiente, requiere de un consumo eléctrico desorbitado, algo que afecta negativamente al planeta y que también nos sale caro a los usuarios por partida doble, ya que resulta que el uso de aire acondicionado genera gases de efecto invernadero. 

Además, enfriar el entorno con aire acondicionado reseca el ambiente lo que puede dar lugar a problemas de salud como alergias, problemas respiratorios, asma, sequedad en piel y ojos, etcétera. Así que aprovecha nuestros consejos de hoy para ser más ecológico y aun así disfrutar de una temperatura agradable en verano. 

¿Qué alternativas existen al aire acondicionado?

La opción más común para quienes no quieren o no pueden instalar aire acondicionado (ya sea por motivos económicos, morales, ecológicos, de espacio o de cualquier otro tipo) es el ventilador. Existen varios tipos de ventiladores: tradicionales, en columna, más altos o bajos, colgados del techo, etc. Te alegrará saber que los ventiladores consumen hasta un 30% menos que los aparatos de aire por lo que son una opción más ecológica y económica comparada con los aires acondicionados. Si bien los ventiladores son muy conocidos y ampliamente utilizados, no van a bajar la temperatura de la habitación, sino que te harán sentir dicho efecto al mover el aire existente de la habitación. 

Si el motivo de no instalar un aire acondicionado fijo en casa no es el espacio, sino la prohibición de la instalación de motores externos por regulaciones urbanas, una alternativa es el aire acondicionado portátil. Estos aparatos tienen el tamaño de una lavadora de las pequeñas (o incluso menos) y para usarlos basta con hacer un agujero para sacar el tubo que se encarga de expulsar al exterior el aire caliente. Además de no necesitar instalación, los aparatos de aire acondicionado portátiles son más baratos y, como su propio nombre indica, tienen ruedas para poder moverlos de lugar. Un pequeño problema con estos aparatos es que hacen bastante ruido.

Por otro lado, podemos optar por un deshumidificador. Los deshumidificadores son aparatos que eliminan la humedad del aire, absorben el vapor de agua presente en la habitación y hacen que el ambiente sea más seco, lo cual hace que percibamos una temperatura menor. Se trata de aparatos pequeños y portátiles, ideales sobre todo para habitaciones pequeñas. 

Por último, existen los climatizadores evaporativos, también llamados enfriadores por evaporación. Estos aparatos se tienen que llenar de hielo o agua fría para poder expulsar un chorro de aire similar al de un ventilador, pero a una temperatura inferior en comparación con el del entorno en el que se encuentra. Estos aparatos no son muy eficaces, pero pueden sacarte de un apuro si tienes que bajar la temperatura de una habitación pequeña un par de grados para poder dormir o algo parecido. 

Hasta aquí las alternativas físicas (aparatos) para combatir el calor, pero antes de terminar queremos contarte un secreto. Y es que existen otras formas de reducir la temperatura de casa sin necesidad de aparatos. ¿Cómo? Pues es bastante sencillo: tener plantas en casa ayuda a bajar la temperatura. Aunque parezca obvio, mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas durante las horas de calor y viceversa en las horas en que refresca es de vital importancia, pero también suele ser algo que la gente olvida a menudo. 

Es importantísimo buscar una manera ecológica de refrescarse como por ejemplo regulando la temperatura de nuestro cuerpo de manera natural. Algunas opciones son darse una ducha corta, mojarse la nuca o no hacer actividad física. Otra opción es instalar un toldo para que la casa no absorba tanto calor o pintar las paredes de blanco. No cocinar o planchar, usar tejidos finos y de colores claros y no encender luces innecesarias son también formas de evitar que la temperatura suba. 

Súmate al cambio con Lucera

Todas estas pequeñas acciones van de la mano con el ahorro de energía, algo que tanto el planeta como nuestro bolsillo agradecen. Si eres de los nuestros y te gusta cuidar del medioambiente y gastar poco, pásate por nuestra web www.lucera.es y echa un vistazo a nuestras tarifas. Te aseguramos energía proveniente de fuentes 100 % renovables y a precio de coste. ¡Sí, sí, como lo oyes! Además, cambiarte de comercializadora nunca ha sido tan fácil como ahora, porque nosotros nos encargamos de todo. ¡Que no te dé pereza y apúntate al cambio!

Artículos recomendados
Construcción sostenible
Construcción sostenible: qué es y por qué es tendencia

Si tienes en mente construir tu propio hogar o empresa, entonces ten en cuenta la construcción sostenible. Aquí te explicamos Leer más

A qué hora poner la lavadora
A qué hora poner la lavadora para que salga más barato

En el artículo de hoy vamos a hablar de cómo ahorrar en el uso de nuestra lavadora, siendo eficientes en Leer más

Placas solares en tu vivienda
Placas solares vivienda: ¿Por qué instalarlas?

Las placas solares se han convertido en una de las fuentes de energía renovable más utilizadas gracias a la facilidad Leer más