Muchos hogares tienen suministro de gas además del eléctrico. Si es tu caso habrás visto que también cuentas con un contador de gas y que tienes que has tenido que proporcionar las lecturas del mismo en alguna ocasión.

Si te pica la curiosidad, en este artículo te contamos todo lo que deberías saber del contador de gas natural.

¿Cómo es el contador de gas natural?

El contador de gas natural registra el consumo de gas durante un periodo de tiempo determinado. Si esta medidas la comercializadora de gas no sabría tu consumo ni podría facturarte de forma adecuada.

El contador se instala si nunca has tenido suministro de gas en casa. O bien si se ha dado de baja el suministro de gas. (voluntariamente o por impago).

De forma rápida podemos dividir el contador en cuatro partes:

  • Toma de entrada: Válvula que recibe el suministro de gas natural.
  • Tubo de salida: Es la válvula por la que sale el gas natural continuando su recorrido hasta la vivienda y para su uso.
  • Cámara de gas: Aquí entra el gas natural y está cerrada herméticamente. Sólo se abre y se cierra por las dos válvulas anteriores
  • Contador de gas: En él se muestran los m³ (metros cúbicos) de gas consumidos.

Adicionalmente se está instalando a los contadores tradicionales sistemas electrónicos que permiten la telegestión de los mismos. Así ya no será necesario proporcionar la lectura o que venga un técnico a nuestra casa. Eso sí, la telegestión en gas no está tan extendida como en el sector eléctrico.

La lectura del contador de gas natural

Las distribuidoras de gas deben realizar al menos 6 veces al año para conocer el consumo real de la vivienda. Pero la Ley marca que como mínimo una vez al año es obligatorio verificar la lectura del contador. De esta forma se aseguran que el consumo facturado se corresponde con el consumo real.

A la hora de realizar la lectura del contador de gas natural nos tenemos que fijar en las cifras que aparecen en el panel del mismo. El proceso es el siguiente:

  • Lectura en m³: En esta primera etapa, el contador mide los m³ de gas natural utilizados en un periodo de tiempo en nuestra vivienda. Este dato es el que proporcionamos a nuestra compañía.
  • Factor de conversión: Una fórmula convierte los m³ en cantidad de energía consumida (kWh).
  • Tarifa en €/kWh: El coste total de la factura según la energía consumida y el precio del kWh de gas que has contratado. Así lo verás en la factura.

Comprar o alquilar el contador de gas natural

Como ya te comentamos sobre la compra o alquiler del contador de luz, en el caso del contador de gas natural puedes comprarlo y tenerlo en propiedad o bien alquilárselo a la distribuidora.

El coste del alquiler del contador de gas varía en función del del tipo de contador y del calibre que tenga.

Ventajas de comprar el contador de gas

  • La inversión se amortiza rápido (unos 5 años)
  • No pagarás el alquiler mensual en la factura del gas

Inconvenientes de tener el contador de gas en propiedad

  • Serás el responsable del mantenimiento, posibles averías o su reemplazo.
  • Supone un desembolso inicial elevado

Para no estar pendiente del contador ni tener que contratar técnicos especialistas cuándo lo necesitemos, el alquiler del contador de gas es más cómodo a largo plazo que tenerlo en propiedad. En cualquier cosa, hay otras formas de ahorrar en la factura energética.

➜Puedes ahorrar en tu factura energética?