Categorías
Ahorro doméstico

Tipos de chimeneas más económicas para tu hogar

El concepto de chimenea no es el mismo a día de hoy que aquello que siempre hemos entendido por chimenea. En este artículo te vamos a enseñar los tipos de chimenea que se llevan ahora, sus ventajas y sus puntos flacos, desde el punto de vista económico hasta el decorativo. ¡Quédate a leer y aprende sobre qué tipos de chimenea hay en el mercado!

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una chimenea?

Toda la vida se han usado las típicas chimeneas de leña sin elementos protectores alrededor, pero estas, aunque calienten mucho, tienen también múltiples desventajas. Por ejemplo, las chimeneas tradicionales, las cuales aún se instalan y se utilizan en casas de todo el mundo, sobre todo pueblos, generan muchos residuos (principalmente ceniza), y su calor no es fácilmente regulable. Además, hay que estar todo el tiempo vigilando el fuego y puede ser peligroso si tenemos niños o animales en casa. 

A la hora de elegir una chimenea tenemos que tener en cuenta qué tipo de combustible necesitan (cáscara de almendra, madera, pellet, hueso de aceituna…). A esto hay que sumarle la cantidad de residuos que generan y que tendremos que almacenar el material que alimenta el fuego, lo cual suele requerir bastante espacio. Por otro lado, una chimenea que requiera obra no podrá instalarse fácilmente en pisos, ya que requiere permiso de la comunidad y licencia del ayuntamiento. 

Tipos de chimeneas más comunes

La chimenea de toda la vida se está viendo mucho de forma modernizada (tipo cassette), tapada con cristal de protección y con instalación mejorada para evitar que el calor se pierda por el tubo a través de la colocación de puertas, reguladores de tiro o recuperadores de calor. Aparte de las chimeneas de este tipo, las más comunes de ver hoy en día son las chimeneas de gas, de bioetanol y las eléctricas. Pero, ¿qué tipo de chimenea es mejor?. Bueno, eso dependerá de qué estemos buscando, nuestras expectativas y de nuestros bolsillos.

  • Las chimeneas de gas son una opción sencilla que no genera residuos. Funcionan con gas y es el mismo que el que usamos para encender el fuego de la cocina o calentar agua. Eso sí, deberemos tener la instalación hecha para poder instalar una de estas chimeneas de gas. Lo cierto es que también se necesita hacer obra para sacar el tiro, pero la dificultad es menor, puesto que este es mucho menor en diámetro que el de las chimeneas de leña, cáscara, etc. Aun así, las chimeneas de gas tienen ciertos inconvenientes: son muy caras (hasta 10 veces más que una chimenea convencional); además, el combustible, en este caso el gas, es también más caro que la leña, los huesos de aceituna, pellets y demás opciones. Por otro lado, la instalación es muy técnica por lo que deben hacerla personas cualificadas y, como comentábamos, la instalación del gas debe estar ya hecha en la vivienda o edificio. Para poder instalarlas ocurre lo mismo que con las chimeneas tradicionales en cuanto a permisos.
  • Las chimeneas de bioetanol tienen un rendimiento energético del 100%, ya que al no tener tiro, todo el calor generado se queda en la estancia en la que esté la chimenea. De hecho, no tienen que tener tiro porque la combustión del bioetanol es limpia y, por lo tanto, sus emisiones no son perjudiciales. Este tipo de chimenea no necesita instalación, son totalmente portátiles y no generan chispas ni humos, pero la gran desventaja es que el combustible es realmente caro y difícil de encontrar, además de tener que estar rellenando el depósito cada pocas horas. Si el bioetanol utilizado no es adecuado podrán producirse malos olores
  • Las chimeneas eléctricas son una opción meramente decorativa que imita las anteriores y que tan solo va enchufada a la corriente. Las llamas no son de verdad, suelen ser pantallas que simulan el fuego, su movimiento y hasta leña quemándose en 3D. Podemos encontrar este tipo de chimenea con función calorífica, sin embargo sería todo lo contrario a la eficiencia, ya que saldría carísimo calentar una habitación y necesitaría demasiada energía.

Siempre que queramos instalar una chimenea debemos tener en cuenta si es la opción más adecuada para nuestras viviendas. En cualquier caso debemos pensar si otras alternativas son más lógicas y eficientes para caldear nuestros hogares en invierno, sobre todo si estamos a tiempo de hacer obra para instalar calderas, suelo radiante u otro tipo de calefacción de difícil instalación. 

En Lucera nos gusta hacer las cosas bien y por eso te recomendamos que, elijas lo que elijas para caldear tu casa, tengas siempre a mano una buena comercializadora de energía que sea transparente y te ayude a ahorrar energía. Visita nuestra web de Lucera y ponte al día de nuestras tarifas y nuestra política de energía proveniente de fuentes 100 % renovables. Además, con nuestra app puedes ver tu consumo diario. ¡Pruébanos y no querrás cambiarte!

Artículos recomendados
Qué es un suelo radiante eléctrico
Suelo radiante eléctrico: qué es y cuáles son sus ventajas

En Lucera hoy os traemos un tema muy de moda: el suelo radiante eléctrico. Pero, ¿en qué consiste exactamente? Vamos Leer más

Consejos para ahorrar en calefacción
Tipos de calefacción: elige la mejor opción

Existen una gran cantidad de tipos de calefacción para casas, pero hoy vamos a centrarnos en las opciones más comunes, Leer más

Qué frigorífico comprar para ahorrar en casa
¿Qué frigorífico comprar para ahorrar más luz en casa?

Está claro que para ahorrar en la factura de la luz hay que ser eficientes en muchos aspectos. Uno de Leer más