Categorías
Ahorro doméstico

5 tips para elegir entre bombillas led y de bajo consumo

Hoy vamos a comparar las bombillas de bajo consumo con las LED y para que estéis bien informados os vamos a dar cinco datos que nos hacen decantarnos por una de ellas. ¿Estás preparado para saber cuál proporciona mayor ahorro y respeta más el medioambiente? ¡Empezamos!

  1. Ahorro de energía

Las bombillas de bajo consumo, también conocidas como bombillas LFC (lámpara fluorescente compacta) funcionan igual que los tubos fluorescentes tradicionales adaptando el tamaño y formato al de las bombillas incandescentes tradicionales. ¿Qué supones esto? Pues bien, significa que las bombillas son mucho más eficientes desde el punto de vista del consumo energético, suponiendo un ahorro del 70 % comparado con las bombillas incandescentes.

Sin embargo, en los últimos años, las bombillas de bajo consumo se han encontrado con la aparición de las bombillas LED, lo que ha supuesto una revolución en el mercado. Y es que el ahorro de este tipo de bombillas puede llegar a ser de hasta el 85 % con respecto al consumo energético de las bombillas incandescentes tradicionales, por lo que estamos hablando de una mejora sustancial. ¿Cómo es esto posible? Resulta que la tecnología LED, que significa diodo emisor de luz (del inglés light emitting diode), está basada en la utilización de materiales semiconductores, que permite una eficiencia energética que hasta ahora no había sido posible. Pero, por si esto no fuera suficiente para decantarse por un tipo u otro de bombilla, ¡sigue leyendo y entérate del resto!

  1. Ahorro económico

El precio de las bombillas LED ha bajado tanto que a día de hoy es equiparable al gasto de adquisición de bombillas de bajo consumo. Si bien siguen siendo un pelín más caras, con el tiempo y se amortiza gracias a su mayor duración y a otros aspectos que veremos a continuación, como por ejemplo que las bombillas LED conllevan una reducción de emisión de calor muy elevada, debido a que estas transforman hasta el 98 % de su energía en luz y solo un 2 % en calor. ¿Te habías dado cuenta de que no te quemas cuando tocas una luz LED? ¡Es gracias a esto!

  1. Vida útil 

La vida útil de las bombillas LED es 5 veces superior al de las bombillas de bajo consumo, es decir, la bombilla LED puede llegar a las 50.000 horas de vida útil, mientras que la bombilla de bajo consumo solamente puede llegar a 10.000 horas y la incandescente a apenas 2.000 horas. Como vemos, no solo se ahorra en el consumo eléctrico, sino también en la asiduidad en que compramos nuevas bombillas. Esto es un dato maravilloso para reducir la producción y el desecho.

Por otra parte, la industria se está centrando por completo en desarrollar la tecnología LED, por lo que es de esperar que en el futuro este tipo de bombillas sean aún más eficientes y asequibles.

  1. Por qué elegir bombillas LED: ventajas

Además de los aspectos ya comentados sobre ahorro energético, económico y su larga vida útil, las bombillas LED tienen otras ventajas que vamos a comentar a continuación.

  • Inmediatez: el encendido de la bombilla LED es inmediato y no hay que esperar a que alcance su capacidad de iluminación máxima cuando se encienden, como ocurre con los otros tipos. Por eso al final son más eficientes.
  • Responsabilidad medioambiental: la fabricación de las bombillas LED no implica el uso de gases contaminantes ni de mercurio, a diferencia de las bombillas de bajo consumo, que deben tratarse como residuos peligrosos una vez desechadas.
  • Las LED no emiten radiación ultravioleta (UV) ni luz infrarroja (IR), por lo que no gastamos electricidad en generar longitudes de onda que no podemos ver.
  • Producen una luz de mayor calidad, ya que esta se parece más a la luz natural. Esto se debe a que tienen un Índice de Reproducción Cromática (IRC) superior a las bombillas de bajo consumo. La luz de bombillas LED es también más uniforme, no deslumbra y la vista se cansa menos. 
  • Existen bombillas regulables en intensidad de luz, color, etc. lo que nos permite conseguir diferentes efectos de luz a partir de un único producto (ahorramos en compras).
  1. ¿Por qué elegir bombillas de bajo consumo?

Antes de la aparición de las bombillas LED, las bombillas de bajo consumo eran la mejor opción. Estas últimas se popularizaron a partir de 2009, cuando la Unión Europea decidió prohibir la producción y el uso de las bombillas incandescentes tradicionales por su baja eficiencia energética y como uno de sus compromisos con el Protocolo de Kioto. 

Como hemos comentado antes, las bombillas de bajo consumo han de ser recicladas con tratamiento de residuos peligrosos, pero si aún tienes en casa bombillas de bajo consumo lo mejor es esperar a que acabe su vida útil para llevarlas a un punto limpio y sustituirlas por bombillas LED. Esto sería mucho más respetuoso con el medioambiente que tirar las que aún funcionan para apresurarse a pasarse a la tecnología LED. Sin embargo, en el caso de las bombillas tradicionales, lo mejor sí es deshacerse de ellas cuanto antes aunque aún funcionen, ya que no hacen más que malgastar energía. 

Y es que en Lucera nos parece importantísimo ser lo más prudentes posible en cuanto a ahorro y uso responsable de energía. Por eso ponemos a tu disposición una app de control diario, horario y mensual de tu gasto energético para que puedas ver tu gasto al detalle y ser más eficiente. Si aún no conoces nuestra página web www.lucera.es, pásate e infórmate sin compromiso sobre nuestras tarifas verdes con energía renovable a precio de coste. ¿A qué esperas?

Artículos recomendados
Mantenimiento coche eléctrico
Mantenimiento del coche eléctrico: 8 cosas básicas

¿Qué se necesita para el mantenimiento de un coche eléctrico? Si bien comprar un coche eléctrico aún es algo más Leer más

Cómo reciclar bombillas
Cómo reciclar las bombillas

Es común no estar seguro de a dónde tirar una bombilla que ya no funciona, ya que tiene componentes de Leer más

Obsolescencia de la tecnología
Obsolescencia programada: Así está agotando los recursos naturales la economía de consumo

Desde las primeras bombillas hasta las prendas de ropa o la autonomía de los smartphones. La durabilidad de los productos Leer más